Soja texturizada - Todo sobre cocinar con soja texturizada: tipos, consejos y recetas
artículos

Todo sobre cocinar con soja texturizada: tipos, consejos y recetas

La soja texturizada es muy proteica, no pesa al estar seca, es barata y muy, muy versátil. Por eso no debe faltar nunca en la compra rápida y vegana para toda la semana que hagáis en esta época de confinamiento. Sí, la protagonista de hoy es uno de los 10 alimentos imprescindibles en tu despensa. Y, como nunca hablaremos lo suficiente de ella, hoy vamos a convenceros de que la incluyáis en vuestra dieta si aún no lo habéis hecho. Si contáis con un presupuesto ajustado, es la manera más asequible de contar con proteínas de calidad y texturas muy agradables. Empezamos a glosar la vida, obra y milagros de la también conocida como «carne de soja».

Paren las rotativas: ¡la soja es una legumbre!

Como lo oyen. Y, como las legumbres, es saludable, nutritiva y barata. Usadla para introducir variedad en vuestros platos, que no todo va a ser garbanzos y lentejas, ¿no? La proteína vegetal texturizada se obtiene mediante un proceso de centrifugado o uno de extrusión. Lo explicamos mejor en este post sobre cómo se hace la soja texturizada.

Como sustituto de la carne

Pero lo que seguro que os importa más es el resultado que obtenemos al cocinar este «análogo a la carne» bajísimo en grasa. Como decimos en ese artículo:
La «textura de carne» es un concepto complejo porque ha de tener en cuenta el aspecto visual (que tenga fibras visibles), sensación al masticar, elasticidad, ternura y jugosidad.
Por eso, la textura de la soja texturizada, valga la redundancia, es uno de los secretos de su éxito. El otro, sin duda, es su versatilidad. Además, aguanta mucho tiempo en la despensa y los distintos tipos y tamaños nos servirán para montones de recetas distintas. ¿Dudas nutricionales? En este post de Dime qué comes queda todo muy clarito.

Tipos de soja texturizada: ¡mira qué de formas (y colores)!

No hay una única clase de carne de soja. Por suerte podemos encontrar en el supermercado, herbolarios y algunas tiendas de alimentación orientales una variedad enorme. Aunque en este completo post sobre cómo cocinar con soja texturizada las explicamos con más detalle, enumeramos las más comunes a continuación:
¡Mira!  7 formas diferentes de usar la quinoa que no conocías
Diferentes tipos de soja texturizada
  • Soja texturizada fina: muy útil para hacer hamburguesas o albóndigas, también se puede añadir al yogur o cualquier salsa. La soja texturizada del Mercadona es una de las carnes de soja finas más grandes; además, tiene una muy buena textura.
  • Soja texturizada gruesa: es una excelente opción para guisos y estofados veganos.
  • Soja texturizada en filetes: sí, las milanesas de soja existen. De hecho, podemos hacerlas con los filetes de soja texturizada que hay en el mercado.
  • Soja texturizada oscura estilo «ternera vegetal»: son trozos algo más pequeños que los filetes de soja, con más sabor al estar condimentadas con especias y salsa de soja.
  • Soja texturizada en trozos: en lugar de bolitas, la presentación es más larga. Encajan a la perfección en masas rellenas, pastas o bocadillos.
  • Soja texturizada en tiras: en trozos largos y finos, a veces se vende como «pollo vegetal». Perfecta para cuando no tenemos mucho tiempo para cocinar, basta con saltearla o hacerla a la plancha.

Algunas recetas en donde la soja texturizada brilla como ninguna

Antes de entrar en materia, tened en en cuenta que es fundamental hidratar la soja texturizada antes de cocinarla.

Remojo y cocinar

Bastará con ponerla a remojo con agua fría si tenemos tiempo; si elegimos caliente el proceso será más corto. Hay que tener en cuenta también que absorbe mucha agua, por lo que es conveniente escurrirla. Pero ojo, nada de estrujar, o cuando la cocinemos quedará reseca. Además, para que vaya tomando sabor durante el proceso de hidratación, podemos añadir salsa de soja, especias o caldo de verduras.

A la sartén + agua (hervir en el momento)

También podemos hervirla, con lo que el proceso se acelerará aún más. Primero pon un poco de aceite en la sartén y dora muy ligeramente la soja texturizada con las especias y hierbas que quieras. Después añade una pizca de salsa de soja y el doble de agua que de soja texturizada. Ponlo a fuego fuerte y en unos minutos tendrás lista tu soja texturizada fina para hacer una boloñesa, una pizza o cualquier otro uso en lugar de la carne picada.
¡Mira!  Tutorial básico para principiantes: cómo fotografiar espárragos
Y no olvidemos que la soja texturizada aumenta mucho de tamaño a medida que se hidrata: puede llegar a alcanzar el doble del volumen original. Por eso, si veis que os habéis pasado de cantidad, se puede conservar hidratada en la nevera entre 2-3 días sin problema.   Ahora sí. Después de este instructivo vídeo, vamos con recetas con soja texturizada con las que llegaréis a lo más alto de la cocina vegana. O casi:

Related posts

Gastronomía Mexicana Vegana

Gastronomía Vegana

Tutorial: cómo enrollar rollitos

Virginia García

Buscador de recetas veganas (en inglés)

Virginia García

1 comentario

Ramón Francisco 10 julio, 2020 at 2:25

Lo usamos para realizar choriveganos, junto a tomate seco hidratado y molido, y el resultado es único. También le dimos una nueva impronta a las milanesas de seitán incorporando soja texturizada como ingrediente, junto al tomate seco descrito y el resultado es incomparable. VERDE CORAZÓN VEGANO COCINA VEGANA

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación, que te carguen las cosas más rápido, estadísticas, etc. Aceptar Leer más