share

Ser vegano es barato si sabes cómo I

by
Ser vegano/a es barato si sabes cómo: lo que necesitas saber para alimentarte bien y gastar poco - GastronomiaVegana.org

Ser vegano/a es barato si sabes cómo: lo que necesitas saber para alimentarte bien y gastar poco - GastronomiaVegana.org

 

 Ser vegano es barato, al contrario de lo que mucha gente cree. La base de la dieta vegana son las legumbres, cereales y verduras, y son mucho más baratas que los productos cárnicos, el pescado y el marisco. Por ejemplo, los alimentos básicos altos en proteínas, como las legumbres, cuestan menos de 1€ el kilo.
Aún así, el precio de la comida en general se ha estado encareciendo en los últimos años, lo que hace que la factura de la compra suba para todos (mientras que, por lo general, los sueldos no suben tanto) y que tengamos que “apretarnos el cinturón” seamos veganos o no.

Aunque ya sabemos, quienes somos veganos, que ahorramos bastante en comida, unos gastan más que otros. Normalmente gastas más si compras comidas ya preparadas y “caprichos” para comer a diario, porque salen mucho más caros que si cocinas tú. También por la cantidad de veces que comes o cenas fuera. Si quieres reducir el coste de tu cesta de la compra sin renunciar a comer grandes y exquisitos platos, y sin tener que tirarte horas y horas cocinando, sigue esta serie de artículos que comenzamos para ayudar a todos a ahorrar en la compra.

Te mostraremos varias estrategias que puedes combinar y utilizar según tus horarios, tus gustos y tus necesidades, ya que se trata de ahorrar dinero pero también tiempo en la cocina. Muchas veces echamos mano de platos ya preparados para comer o cenar rápidamente, y son mucho más caros, por eso te enseñaremos a hacer tu propia comida rápida con los ingredientes más sencillos.

Para empezar, tendremos que tener siempre en mente:

– Evitar las comidas preparadas
– Hacer tú [email protected] tus propias alternativas
– Hemos de ahorrar tiempo planeando las comidas, yendo a comprar y preparando las comidas
– Tenemos que encontrar las mejores formas de preparar platos de menos de 2€ (por persona o ración)
– Aprovechar todas las sobras
– Comprar sólo lo que necesitas

Algunos consejos:

1. Planifica tus comidas

– Reserva 15 minutos a la semana para hacer el menú de toda la semana y elaborar la lista de la compra. Lo puedes hacer por ejemplo un domingo por la tarde.

– Planea las sobras haciendo platos que puedan dar lugar a más de una variante y aprovechando el tiempo que has invertido para ahorrar tiempo en las demás comidas. Por ejemplo, si un lunes haces un salteado de arroz, cuece más arroz y para el martes tienes arroz ya preparado para un guiso de garbanzos con arroz. También puedes hacer un guiso de patatas grande, y con lo que sobre tienes para un puré de patatas, un arroz al horno, o para acompañar verduras o seitán.
→ Ver también: 81 comidas y alimentos preparados que puedes hacer en casa

– Al gusto: que sean sobras no significa que no estén buenísimas. Es importante cocinar lo que te guste comer. No ahorrarás nada si haces el plato más barato y soso del mundo y nadie se lo come. Ve rotando las recetas para evitar que se repitan frecuentemente y usa especias para mejorar o cambiar por completo los sabores de los ingredientes básicos.
→ Ver también: cómo usar las especias | foodpairing: combinando alimentos

– Confía en la base de la dieta, que por lo general son los alimentos tan baratos como verátiles. El arroz y la pasta dan para cientos de platos diferentes, y seguro que son de tus comidas favoritas. Además, piensa nuevas formas de cocinarlos. Ponte como ejemplo los garbanzos: no sólo se pueden hacer en un potaje, también puedes hacer con ellos hummus, falafel, o freírlos con unas verduras.
→ Ver también: Ingredientes | La pasta | Recetas económicas con arroz

– Incorpora tus platos favoritos haciendo una lista de los que más te gustan, y cuádralos con el resto de comidas semanales. Seguramente muchos de los platos que más te gustan se pueden hacer con sobras de otros días, o puedes hacer de más para incorporar lo que sobre a otros platos durante la semana. No olvides hacer la lista de la compra.
→ Ver también: Cómo veganizar recetas de galletas | Cómo cocinar con soja texturizada | Cómo hacer hamburguesas veganas | Salsas veganizadas

– No tires (casi) nada. Aprovecha todo lo que puedas. Por ejemplo, con las sobras de verduras puedes hacer caldos y sopas (si no tienes suficiente con las sobras de un día, congélalo y ve añadiendo más sobras), con los troncos de los brócolis puedes hacer guisos, con los trocitos de pan que te sobren puedes hacer pan rallado, picatostes o aprovecharlo en patés y para espesar cremas.
Antes de exprimir limas, limones y naranjas, ralla la cáscara y congélala. Te vendrá estupendamente para dar una nota cítrica a cualquier plato o para tus postres y galletas.
Cuando no quede casi nada en los botes y latas de salsas, añade un poco de agua y agítalos para sacar hasta la última gota.
No subestimes cualquier trocito de las sobras, guárdarlo.

– Haz más sopas y guisos porque son fáciles, versátiles, completamente adaptables a tu gusto y te permiten utilizar casi todo lo que tengas por ahí. Trozos de cebolla, alguna zanahoria, algún trozo de pimiento, unas hojas de perejil que se te van a poner malas… Aprovecha las sobras y los trozos que te queden en la nevera.
Los guisos son tan versátiles como las sopas, llenan más y pueden llevar legumbres y cereales. Por ejemplo, puedes hacer guisos con sobras de patatas, algunas verduras, espinacas congeladas, unos tomates y unas judías. Añádele arroz del día anterior también, y te habrás hecho un platazo para 2 personas.
→ Ver también: Cómo hacer cremas de verduras y hortalizas | Sopas frías | Transforma las sobras de la sopa en salsa para picar | Cómo veganizar guisos y estofados

– Usa arroz y legumbres juntos, que suelen dar muy buen resultado. Por ejemplo, una sopa de lentejas y trigo, falafel acompañado de arroz… son platos baratos, fáciles de hacer y deliciosos.
→ Ver también: ensaladas con legumbres | ensaladas de arroz

– Lleva un control sobre el stock de tu cocina y ten siempre los básicos: cereales, legumbres y verduras, además de congelados, frutos secos, salsas y especias.
→ Ver también: 10 alimentos imprescindibles en tu despensa

– Ten en cuenta las recetas que puedas hacer directamente, por ejemplo, si tienes garbanzos cocidos, espinacas congeladas y tomate triturado, basta con ponerlo todo junto en una sartén honda con un poco de aceite, sal y especias para hacerte un guiso en menos de 10 minutos, sin tener que cortar ingredientes ni estar todo el rato pendiente de la cocción.

verdulería

2. Consejos para hacer la compra

Hazte una lista de la compra. Muchas secciones del supermercado te las puedes saltar directamente, para las demás ordena tu lista de la compra. Por ejemplo: refrigerados, congelados, conservas, frescos, pastas y arroces; en cada categoría pon las cosas que tengas que comprar que se correspondan, así será más fácil y rápido.

Haz la compra una vez a la semana. A ser posible un día y en un horario en los que no esté abarrotado de gente. Si puedes limitar las compras a 1 a la semana, te ahorras el tiempo que pasas haciendo la compra y el dinero que puedes gastar haciendo compras compulsivas de cosas que no necesitas.

Compra verduras de temporada, que son más baratas y están más buenas. Mira por ejemplo el precio y la calidad de las fresas en invierno y compáralo con las fresas de temporada. Con el resto de frutas y verduras pasa lo mismo, así que aprovecha cuando estén en temporada o baratas y con muy buen aspecto.

Aprovecha ofertas y cupones descuento siempre y cuando entren dentro de tus planes. Que haya oferta en algo no significa que tengas que comprarlo, pero si encaja en tu planificación de comidas, aprovéchalo. Compra marcas genéricas y utiliza todos los cupones descuento que encuentres. Si el supermercado ofrece descuentos por hacerse “socio”, aprovéchalo (¡no lo hagas si los descuentos son por sacarte una tarjeta de crédito!)
Si hay alimentos básicos en oferta, como legumbres, cereales, frutas y verduras, cómpralos, pero antes piensa dónde y cómo los vas a guardar. Congelar es una buena opción en el caso de los frescos.
Para comprar verduras y hortalizas en grandes cantidades, ve al mercadillo. Suelen tener buenas ofertas por comprar varios kilos.

Compra también en tiendas árabes, hindús, orientales… En estas tiendas puedes encontrar tahini muy barato, harina de garbanzo (y de otros cereales), patés, tofu, pastas, arroces, setas secas y especias a muy buenos precios. Por ejemplo, el tofu suele costar alrededor de 0,90€ el paquete de medio kilo, y la harina de garbanzo a 2,90€ el kilo.
En las tiendas veganas muchas cosas te saldrán más baratas que en supermercados y tiendas gourmet y especializadas, échales un vistazo!

Planta hierbas. Las semillas son baratas y puedes plantar varias especias en una jardinera mediana. Después las puedes usar para tus comidas directamente, secarlas o congelarlas.
→ Ver también: Planta tus propias hierbas y especias

Compra congelados sobre todo en invierno, que los frescos suelen estar más caros. Las verduras congeladas muchas veces son más nutritivas que las verduras del supermercado, que llevan semanas almacenadas. Los congelados suelen ser más baratos y te ahorran tiempo porque ya están limpios y cortados. Nuestros congelados favoritos son los guisantes, espinacas, coles de bruselas, judías verdes y menestra de verduras.

– Intenta posponer el día de la compra para aprovechar hasta la última miga que te quede en la nevera y en la despensa. Con lo poco que te quede de una semana a otra seguro que puedes sacar un par de platos más (ya sabes, sopas, guisos, guarniciones…). Otra ventaja es que te hace ser más creativo.

3. A la hora de preparar la comida

Cocina a gran escala y por lotes. Una vez a la semana prepara grandes cantidades de unos cuantos alimentos básicos, córtalos y congélalos para ir usándolos a lo largo de la semana. Escoge cosas que vayas a usar o que puedas racionar, como judías cocidas (guárdalas en bote, en la nevera), salsas para pasta, fondos de verduras para tus sopas, puerros, cebollas, champiñones y pimientos picados y listos para saltear junto con el resto de la comida o hacer un sofrito, etc.

Haz tu propio… seitán, por ejemplo. En las tiendas te lo venden aproximadamente a 2€ cada 100 gramos, envasado, en bote o congelado. Si lo haces tú, por 5€ tienes hasta 4 kg de seitán. También puedes hacer tus propias hamburguesas, salchichas, chorizo, postres y panes especiales, que te saldrán infinitamente más baratos que comprados, además de que los haces a tu gusto.
→ Ver también: Cómo hacer seitán | Cómo hacer hamburguesas veganas | Cómo hacer albóndigas veganas | Cómo hacer mayonesa vegetal

Dos comidas de una sola olla. Una vez a la semana, haz una buena olla con la que saques al menos 2 platos. Puede ser un guiso, un cocido, etc.

Comidas dobles. Haz el doble de algunos platos como pasta o arroz y congela la mitad. Así tienes para otro día, y no tienes que ensuciar -y luego fregar- otra cacerola.

Cortando verduras. Cuando tengas que cortar, por ejemplo, cebolla para una sopa, corta un poco más y hazte un sofrito. Pela y corta las cabezas de ajos enteras, así las siguientes veces ya lo tendrás listo. Los ajos picados los puedes guardar con aceite de oliva en un bote hermético. Puedes lavar y pelar las zanahorias según las compres y guardarlas en una bolsa bien cerrada en la nevera para tener un snack siempre a mano, o para cortarlas y echarlas directamente a la comida. Corta unos pimientos en tiras, y otros pícalos finos y guárdalo en bolsas separadas en el congelador.

Mejora los tiempos de preparación aprovechando el día que tengas que hacer una salsa y haciendo mucha más de la que necesitas. El resto, guárdalo en botes herméticos en la nevera o en tuppers en el congelador, y así en el próximo plato en el que aparezca esa salsa ahorras todo ese tiempo (y te ahorras tener que fregar los utensilios que usarías).

Ahorra electricidad aprovechando el calor residual de la vitrocerámica o de la cocina de inducción para terminar de calentar la comida, y cocinando al horno el doble de lo que ibas a meter en un principio. Si vas a asar patatas, pon unas cuantas más de las que vas a comer y guárdalas para otro día. También las puedes aprovechar para revueltos, guisos y patés.

Sé creativo/a. Maximiza los ingredientes aprovechando absolutamente todas las sobras y convirtiéndolas en sopas, cremas, purés, guarniciones, guisos, pizzas, samosas e incluso tartas saladas.

Haz en casa las comidas que más te gusten de los restaurantes. Ahorrarás mucho dinero si comes menos en restaurantes. Organiza cenas en casa.

Haz tu propia comida rápida y fácil. Como por ejemplo seitán, falafel, hamburguesas, nuggets, mayonesa vegetal, aliños para ensaladas, carbonara vegana, boloñesa vegana… Sólo necesitas calentar la pasta o el arroz que dejaste hecho el día anterior, o el que tienes en el congelador, añadir la salsa y listo. Comida en 5 minutos.

Llévate el tupper al trabajo. En lugar de irte a comer a un bar o a un restaurante, o pedir comida, llévate de casa un tupper con comida, que puede estar hecha con sobras de la cena y algunas otras cosas que tengas en la despensa. Sólo haciendo esto puedes ahorrar más de 1200€ al año.

flan veganoPostres baratos. Los postres no tienen que ser caros para ser deliciosos. Piensa por ejemplo que a las natillas y flanes que venden en polvo sólo hay que añadirles leche de soja, se hacen en cuestión de minutos y salen muy baratos. También puedes hacer postres a base de chocolate sin leche, cereales, yogures de soja, frutas, etc. Una cosa que puedes hacer es usar una pequeña cantidad de los productos más caros para dar un toque de sabor o de textura, en lugar de usar todo el producto de una vez. Por ejemplo, utiliza almendras para decorar postres, haz arroz con leche de soja, cubre tus bizcochos con una capa fina de mermelada, tuesta azúcar para poner caramelo sobre cereales de desayuno, o pon un poco de nata montada de soja en un bol de frutas.

No tires (casi) nada. Esas dos fresas de la nevera que te miran con pena, ese trozo de manzana, esa cebolla cocida que ha quedado en el fondo de la cacerola… Todo eso es comida y es susceptible de ser aprovechado. Si no sabes qué hacer con ello, congélalo. Puedes usar esos trocitos para decorar un plato, para una sopa, para una ensalada, para un postre o para comértelos en ese momento.

Haz platos típicos de otros países. La cocina italiana, china, tailandesa, hindú o griega están llenas de platos veganos (o perfectamente veganizables) que te aportarán un toque exótico y diferente, además de darte nuevas ideas para cocinar a diario. Mezcla estilos y crea nuevos platos.

Categories:

Chef vegana, investigando la gastronomía vegana y todas sus posibilidades. En CreatiVegan.net subo recetas. En GastronomiaVegana.org subo tutoriales y artículos sobre ingredientes y procesos.
  1. Responder

    Sencillamente genial!
    Buenos consejos en estos momentos en que tenemos que hacer que nos dure un poco más lo que hay en la nevera.

    Gracias! : )
    Rosa

    • Berta
    • 28 noviembre, 2010
    Responder

    Estos consejos son muy buenos y hay que ser recordados de vez en cuando. Me encanta comer bien y se me cae la baba con estos platos. Y los postres.. Qué rico!
    De todas maneras, por comprar de vez en cuando el capricho del mes no pasa nada. Compramos aros de “calamares veganos”, y sólo es freirlos un minuto y hacer dos bocatas. Total: 6 euros dos personas. ummmm!!!

    1. Responder

      Claro :)
      De vez en cuando no está mal pegarse un capricho. Para ahorrar, entre otras cosas, sólo hay que evitar comprar y consumir todos esos productos a diario.
      Para Navidad por supuesto daremos menús y recetas con caprichitos esenciales ;)

    • Internet
    • 3 diciembre, 2010
    Responder

    Está muy bien el artículo. Muchas cosas ya las hacía, como lo de preparar grandes comidas e ir usando las raciones a lo largo de la semana. Ahora, hay un concepto que sigue muy equivocado: el veganismo sí que es caro ya que debe alimentarse de orgánico, y hacer las compras en un supermercado, estará bien para un vegetariano, pero no es de vegano. ¿Comprar los flanes en polvo? Ja, eso está repleto de aditivos y conservantes. Veganismo es otra cosa, señores.

    1. Responder

      Hola “Internet”:

      No entiendo muy bién de qué deduces que el veganismo consiste sólo en comida orgánica. El veganismo implica no consumir ningún producto de origen animal, si lo quieres comprar todo orgánico es tu elección, pero no está ligada al veganismo.
      Igualmente, si no quieres comprar flanes en polvo es tu elección, pero aludir a “aditivos” y “conservantes” como aspecto negativo es llevar al equívoco esos términos. Todos los productos orgánicos procesados contienen aditivos, colorantes y conservantes. Llámalo especias, cúrcuma y ácido cítrico (que tienen su correspondiente nomenclatura E-), su cometido es exactamente el mismo.
      Un saludo.

    • para "Internet"
    • 3 diciembre, 2010
    Responder

    Hola “Internet”, a parte de tus comentarios respecto a la gastronomía, en los cuales no entro, tu opinión sobre lo que es el veganismo, que además por la ironía utilizada quieren convertir a quienes discrepamos contigo en “ignorantes”, son sencillamente tu opinión subjetiva.

    Vivo rodeado de veganos y veganas que no podrían estar más en desacuerdo contigo. Todos nosotros hacemos lal compra en el supermercado o el mercado y no consumimos orgánico. Y somos veganos.

    A no ser que se imponga ahora lo que tú entiendes por veganismo y resulte que no, que no lo somos, que somos “vegetarianos”.

    Curioso, no somos veganos y veganas porque no compramos orgánico. Supongo que el hecho de que seamos activistas por los derechos de los animales que trabajan todo el día para cuestionar socialmente el especismo cuenta menos.

    Supongo que ser activista y dedicar tu vida a que la gente adopte un estilo de vida vegano no nos hace veganos. Somos “vegetarianos” que hacen la compra en el súper.

    “Internet”, cuando se quiere generar opinión, como has hecho, se ha de hacer con argumentos contrastados, no con nuestros esquemas mentales que tratamos de universalizar, como es tu caso.

    Se te ha respondido convenientemente por parte de los autores de la website, dándote argumentos.

    Espero que tus respuestas sean argumentadas, porque hasta ahora no he visto ni un sólo argumento en todo lo que has dicho.

    Saludos.

    • Kantiano
    • 3 diciembre, 2010
    Responder

    “Internet”: Muy de acuerdo con la respuesta de Gastronomía Vegana sobre qué es el veganismo y la no reducción de la comida vegana a lo “orgánico”. Con respecto a los “aditivos y conservantes” basta ya del mismo discurso “new age” de que todo es malo sin aportar pruebas reales de ello. Basta decir que la sal es un conservante y que lo usamos continuamente.

    Muy buen artículo. :)

  2. Responder

    nosotros montamos una asociacion de consumidores responsable y ecologicos y asi podemos pedir los alimentos ecologicos a los proveedores y aprovecharse de ofertas y precios de mayoristas. ademas te lo traen a casa y solo tienes q preocuparte cada 2 meses de hacer el pedido y estar en tu casa para recogerlo el dia del reparto, y 1 martes cada 2 semanas compramos en vicent marti en alboraia las verduras y frutas ecologicas por 18 euros, solo hay q organizarse y olvidarse de las grandes superficioes y supermercados, solo comprar lo q de verdad sea de calidad y necesites de verdad para vivir. se consciente de cada cosa q compres y si es perjudicial para el planeta o la compres, asi es como se ahorra.

    • Lidia
    • 3 diciembre, 2010
    Responder

    Mi pareja y yo nos hemos incorporado a una coperativa de alimentos bio! Por poner un ejemplo, las algas nos cuentan la mitad!! Buscad en vuestra ciudad, quizá encontréis alguna coperativa por el estilo… y sino, siempre podéis crearlas vosotros mismos! ;)

    • Fuwari
    • 4 diciembre, 2010
    Responder

    “comprarsano” y “Lidia”: muy bien por vosotros, pero no hagáis spam (publicidad no deseada) por todas partes que veáis.
    Ohhhh supermercado maaaaloooo! pues compra en la frutería o verdulería de tu barrio, o en el mercadillo.
    Algas a mitad de precio? oh, qué bien, un alimento de lujo que no necesitamos a mitad de precio, cuánto ahorro, señores…
    No, ya en serio, comentar para decir tontás o hacer publicidad, no.

    • Rosalia
    • 4 diciembre, 2011
    Responder

    Hay alimentos muy aconsejables en la dieta vegana por ser muy ricos en nutrientes como el hierro y el calcio, como por ejémplo, el sésamo y las algas, que son carísimos.

    Discrepo: ser [email protected] no es barato, ni evitando comprar pijadas como las hamburguesas de soja y demás cosas que no son necesarias desde el punto de vista nutritivo.

    Es imposible llevar una dieta responsable (en todos los sentidos: q sea vegana, que prime productos locales y de comercio justo, etc…) y barata. Los principios cuestan. Esa es la triste realidad

    • Israël
    • 4 diciembre, 2011
    Responder

    Perfecto,conciso y genial.

    Ser vegano es toda una filosofía de sencillez.Pasar con poco y generar poca inmundicia en el paso por este planeta.

    • gloria
    • 16 julio, 2012
    Responder

    despoues de tanto buscar ,, encuentro algo que me da una idea ala hora de hacer unos platos de comida vegana,,
    pues tengo un hoijo que lo es ,y me cuesta mucho hacer los platos, espero sacar muchas ideas de aquii

    gracias ,

    • Iván
    • 20 diciembre, 2012
    Responder

    Concuerdo con el autor del blog que ser vegano es más barato, y ésta es una ventaja más. Consumir orgánico además es muy bueno, pero no es restrictivo. La verdad es que no es fácil conseguir estos alimentos en todos lados, y muchas veces son más caros. Para quienes lo pueden hacer, buenísimo, todos sabemos que mientras menos manufacturados estén los productos mejor. Pero una cosa diferente es decir a quienes no lo pueden hacer aún, que están haciendo las cosas mal. Si ser vegano tuviese que ser forzosamente más caro, éste sería un lujo de quienes lo pueden pagar.

    • María Elena
    • 1 marzo, 2013
    Responder

    Acá en Chile es muy caro ser vegano, los productos son demasiado costosos.
    Yo compro sustituto de huevo, leche de soya y todos sus derivados.
    Un litro de leche de soya cuesta 2.300 pesos, que serían aproximadamente unos tres euros y algo, muy caro para Chile y no todos tienen la condición económica para comprar.
    En mi casa somos seis personas, mis niñas toman leche de soya y me gasto mensualmente
    100.000 pesos chilenos, unos €142 , o sea, la mitad del sueldo de una persona humilde, es demasiado, no se puede.
    En Chile la gente hace asados todo el tiempo, comen muchísima carne y no pueden vivir sin queso y jamón, y sobre todo los lácteos.
    Es muy penoso satisfacer nuestros estómagos a cambio del sufrimiento de los animales, pero como lo comenté anteriormente, acá los productos son extremadamente caros y comer productos de orígenes animal es más barato. No es mi caso, pero comprendo que no todos pueden.
    Saludos cordiales.

      • paula
      • 5 julio, 2014
      Responder

      bueno quiza no tienes tienpo pero podrias intentar ahcer la leche de soja casera, y de paso con los residuos te haces unas albondigas o panes o lo q sea. En Uruguay medio kilo de porotos sale 28 pesos q seria un dolar y poco y te haces unos cuantos litro s de leche la guardas en la heladera y ya esta. Es cuestion de arreglarselas tmbn. besos

    • Carolina Arroyave Velez
    • 10 abril, 2013
    Responder

    Te entiendo María Elena, aqui en Colombia tambien es una situación similar, la leche de soya sobretodo la que es polvo que normalmente viene enriquecida con vitaminas es cara, por lo que en mi casa la hacemos y sale muy economica. Aunque las verduras y frutas normalmente son a un precio razonable.

    En mi ciudad, Medellín, hay 3 restaurantes a los que yo puedo ir con tranquilidad a comer y apenas hace 2 años empezaron a vender “imitaciónes” de carnes que compro ocasionalmente debido a su alto precio. Entonces veran que el mercado en cuanto a “alimentos preparados” para vegetarianos es muy limitado, entoces se imaginaran como es para veganos. Casi todo alimento es entorno de la carne o incluso del animal por que no despercian nada, hasta las pezuñas y la lengua las cocinan en un caldo y se las comen.

    Aqui tambien se acostumbra mucho hacer asados, sobretodo en epoca de navidad las reuniones en familia, es carne por todos lados. Menos mal mi novio tambien es vegetariano y tengo quien comprenda mi posición etica.

    Volviendo al punto…lo economico definitivamente es preparar los alimentos en casa para aprovechar todo, el unico inconveniente es que yo me demoro mucho cocinando, por eso me gusto esta pagina, tiene recomendaciones muy buenas para economizar y para hacer recetas rapidas.

      • Catalina
      • 3 mayo, 2016
      Responder

      Yo tambien vivo en Medellin, llevaba 15 años de ser vegetariana y este año pase al veganismo, creo que no has buscado bien porque desde que empecé a ser vegetariana he encontrado productos sustitutos incluso en el exito.

    • Mexicana
    • 23 agosto, 2013
    Responder

    Me encanta esta página, aún no me decido a convertirme en vegana, pero intento cuidar mi alimentación y me parece que estos consejos son muy útiles para cualquier persona, ser responsables con lo que compramos, re-utilizar comida y tambien compartir con quien lo necesita.

    Gracias por tu labor.

    • Paulita
    • 30 noviembre, 2013
    Responder

    Hola, pues aca en Uruguay, ser vegano es barato, pero vivimos en un pais carnivoro, y la mayoria de la gente consume cantidades exorbitantes de carne somos el 2do o tercer pais en el mundo q come mas carne, pero mis amigos, la soja texturizada tanto guresa como fina, cuesta poco mas de 1 euro y dura muchisimo, el gluten sale 60 pesos el medio kilo y seria 2 euros y poco, los porotos de soja, salen menos de un euro y hago mi propia leche de soja. Tambien si estamos acostumbrados a comprar, comprar, comprar es obvio que no nos va a dar el presupuesto, hay que cocinar, y de esa forma sabemos que estamos prescindiendo de los aditivos. Por ejemplo un postre se puede hacer con leche vegetal y almidon de maiz, no sé, se que estamos ocupados trabajando, pero yo trabajo mis 8 horas diarias y tengo un bebe de 18 meses y me ocupo de la casa. Todo se reduce a organización y ganas. Besito!!!

    • amal
    • 17 diciembre, 2013
    Responder

    Estoy interesada en distribuir productos veganos. Me gustaría me enviara lista de productos y precios. Condiciones de envío. Gracias.

    • Rubén
    • 3 abril, 2014
    Responder

    Sencillamente perfecta, esta página me va a venir que ni pintada :D

    • SILVIA
    • 6 octubre, 2014
    Responder

    me encanto … el articulo .. gracias :)

    • Julieta
    • 29 enero, 2015
    Responder

    Gracias por toda la información compartida!. Aporta a nuestra evolución.

    • encarna fernandez amat
    • 11 febrero, 2015
    Responder

    hola, pues personalmente creo que se vegano – ecologico es carisimo

    1. Responder

      Hola Encarna!
      Los productos ecológicos o de cultivo ecológico pueden tener un coste más alto, sin embargo, como demostramos a lo largo de todo este artículo, vivir sólo con productos 100% vegetales es perfectamente posible y más barato.
      Un saludo!

    • Cristina Morales
    • 10 julio, 2015
    Responder

    Soy de México y la verdad aquí no venden muchos de los productos y laverdad uno tiene alque elaborar muchos de los productos y en sitios como este podemos aprender a preparar los alimentos que necesitamos.

  3. Responder

    Muchas gracias por tus consejos <3

    • Risingson
    • 17 enero, 2016
    Responder

    Hola, quería agradeceros este decálogo. De hecho esta web es la mejor que he encontrado para apañarse en la cocina, sea uno vegano o no. Los mandamientos expresados de cómo apañarte con las sobras son el ABC de la emancipación :)

    • Risingson
    • 17 enero, 2016
    Responder

    Añado que me pasé al vegetarianismo hace 8 meses (aunque no es estricto: prefiero serlo por razones éticas, pero tampoco quiero pelearme con mi madre cuando estoy de vacaciones en casa), y que el mayor cambio de paradigma es saber organizarte las comidas. Es, directamente, aprender a cocinar otra vez. Por esto esta web me parece tan estupenda.

    • Juan Brillo
    • 2 febrero, 2016
    Responder

    Hace poco que mi novia y yo nos hemos empezado a volver vegetarianos-ecologicos (no veganos), es decir, compramos productos no carnicos de origen animal en los que aun siendo utilizados, se les trata con respeto, estan en libertad en campos, teniendo establos unicamente para cuando los animales tengan frio y quieran meterse ellos mismos, (por ejemplo con leche y yogures de Casa Grande de Xanceda) y cosas asi, que efectivamente son mas caras, pero si los animales viven bien.

    Evidentemente tambien estamos comiendo comidas veganas, y ademas todo ecologico (sin pesticidas ni transgenicos…) lo cual, evidentemente hace que el coste se dispare. Y como decis, los precocinados son bastante caros, asi que apenas se pueden coger y el bolsillo se resiente mas…

    -Una forma que he podido comprobar (en el poco tiempo que llevamos) es que si lo haces tu mismo (seitan, falafel, filetes de tofu y brocoli…) te ahorras dinero si… pero pierdes MUCHO TIEMPO, y hablando claro, no todo el mundo lo tiene, asi que, a lo que queria venir todo este post, es que los robots de cocina como Thermomix (o batidoras-amasadoras) vienen muy bien (evidentemente yo por precio no me compre este, sino el Taurus Cuisine), ya que puedes hacer otras cosas mientras el te hace alguna masa… vamos, que ahorras mucho tiempo.
    -Las sobras como decis dan para mucho. Filetes de seitan o de tofu con salsa de fabada asturiana vegana… croquetas de cocido o pure de cocido…riquisimo.
    -Huerto urbano en tu balcon, aunque no te independizaras de los supermercados…si que cuando llega la cosecha te ahorraras unos buenos euros, y si tiene un plastico tipo invernadero, conservara mucha humedad, con lo que optimizaras el uso del agua gastando menos.
    -La cosecha del huerto urbano es grande… haz conservas los alimentos, trocea y congelalos como si fueran preparados, desidratalos para que duren mas tiempo…

    1. Responder

      Hola Juan!
      Gracias por aportar tu experiencia :)
      El tiempo para cocinar es como el tiempo para cualquier otra cosa: tú decides el que inviertes según tus prioridades. Si te viene bien una olla eléctrica que caliente la comida, pues perfecto, adapta tu cocina a tus necesidades.
      Lo del huerto urbano es más complicado, no en todas partes se puede tener huerto en el balcón (o balcón directamente), pero sin duda es una idea muy buena para aprovechar el espacio con cosas útiles que nos ayudarán a comer un poco mejor ;)
      Un saludo!

        • marce
        • 24 mayo, 2016
        Responder

        Estoy de acuerdo con gastronomía vegana. Sólo.quien realmente cocina puede decir si se invierte mucho o.poco tiempo en cada platillo, yo por ejemplo no cocino mucho, soy de México y la cocina es muy rica pero contiene mucha grasa y carne, mi suegra cocina.diario y cuando hace comidas para 10 personas las hace en el.mínimo de.tiempo por que tiene práctica y esta organizada,tiene todo a la.mano y va una vez por semana al.super, muy diferente a mi que para hacer un.simple arroz integral me.implica todo.el.domingo! ??? todo.se.puede! Cuidemos nuestra salud y la.del planeta! Saludos buen artículo.

    • lamamifeliz
    • 2 febrero, 2016
    Responder

    Hola.
    Yo soy española y con menos de 500€ tengo que pasar el mes con mis dos niños de 4 y 7 años; y me agobia mucho pensar en el montón de azúcares y adhitivos que se comen, al comprar las galletas del súper, o cuando se toman el desayuno con su leche de vaca, y el cacaho refinado en polvo. Así que, poco a poco, Estoy pasando a la leche de avena, las galletas de espelta, abena, y de más cereeales, sin azúcares añadidos, pero con estractos de fruta,; pero lo que más me cuesta es comprar huevos ecológicos, o dejar de comprarlos, o las frutas y verduras ecológicas, ya que es muy difícil económicamente hablando. Tengo la esperanza de poder dejar de comer animales y sus derivados, pero me siento tan perdida, que no sé ni por donde empezar! Pero muchísimas gracias por los sabios consejos.

    1. Responder

      Hola lamamifeliz!
      Echa un vistazo a este mismo artículo y a otros que ya están subidos sobre comidas económicas y alimentos básicos para la despensa. Los ecológicos no son imprescindibles, y menos cuando tu economía no te lo permite, así que no te preocupes y compra buenas cantidades de verduras, frutas y legumbres normales, son la base de una buena alimentación.
      Tienes también algunos gráficos útiles aquí.
      Si necesitas consejo dietético personalizado, acude a un/a Dietista-Nutricionista titulado.
      Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gastronomía Vegana
Close Cookmode