Cómo hacer extractos caseros

Extracto de vainilla casero

Hacer extractos o esencias en casa es muy sencillo y nos servirán para aromatizar bizcochos, tartas, bollos, cremas, sopas, postres, panes, salsas y todo lo que se te ocurra, sin necesidad de añadir el ingrediente concreto entero, sino sólo su sabor concentrado. Los extractos caseros salen por lo general bastante baratos y cunden muchísimo. Algunos están listos en pocos días y otros requieren hasta meses para que su sabor se extraiga completamente, pero aún así merecen la pena, tanto para cocinar como para regalarlos.

La base de la gran mayoría de extractos y esencias es el alcohol, ya que hay muchísimos compuestos orgánicos de aroma y sabor que se disuelven en alcohol (éste es su disolvente) pero no en agua. Por eso en algunos platos se utiliza alcohol: extrae sabores que de otra forma (cocción, asado, etc) no saldrían, por ejemplo en ciertos guisos y asados al horno a los que añadimos vino blanco, o en el extracto de vainilla, ya que el alcohol extrae los sabores y aromas de vainillina.
El alcohol de elección para los extractos suele ser el vodka, por ser muy insípido y contener alrededor del 40% de etanol. También se puede usar ron blanco, brandy, mezcla de estos alcoholes u otros que tengan bastante alcohol y poco o nulo sabor.

  • No olvides ponerle la fecha de envasado a tus extractos para controlar cuándo están listos
  • Una vez pasado el tiempo de reposo, ábrelo, huélelo y pruébalo (sólo una pizca). Si el sabor está bien concentrado, puedes sacar la piel de fruta o el ingrediente que hayas usado, colar el líquido y guardarlo en botecitos bien cerrados para que los uses cuando los necesites
  • En el caso de la vainilla, canela y coco, puedes dejarlos en el bote e incluso puedes ir añadiendo más vainilla conforme la vayas usando
  • Deja reposar los extractos siempre en recipientes de plástico o vidrio con buen cierre, en un lugar fresco y seco alejado de la luz.

Extracto de vainilla: utiliza al menos 2 vainas de vainilla por cada 1/2 taza de vodka. Corta las vainas por la mitad, a lo largo, para abrirlas, con cuidado de que no se caigan las semillas. Mételas en un bote con tapa que cierre bien (o hermético) con 1/2 taza de vodka y guárdalo en un lugar fresco y seco resguardado de la luz, durante 8 semanas. Agita el bote una vez a la semana.

Extracto de avellanas: utiliza 1 taza de avellanas tostadas o 1 taza de avellanas crudas y tuéstalas al horno o a la sartén. Por cada taza de avellanas pon 1 taza de vodka. Déjalo guardado durante 3-4 semanas antes de usarlo. Agítalo 1 vez en semana.

Extracto de almendras: utiliza 1 taza de almendras naturales o tostadas por cada taza de vodka. Al igual que el extracto de avellanas se puede empezar a usar tras 3-4 semanas.

Extracto de café: mezcla 2 cucharadas de granos de café rotos o machacados con 1/2 taza de agua y 1/2 de vodka durante 6-8 semanas, agitándolo 1 vez a la semana.

Extracto de canela: utiliza 2 ramitas de canela por cada 1/2 taza de vodka. Tras 1 semana puede empezar a usarse.

Extracto de naranja: mete en un bote hermético la piel de 2 naranjas (lavadas, pélalas con un pelador de verduras procurando llevarte poca parte blanca) con 1/4 de taza de agua y 1/4 de taza de vodka. Guárdalo cerrado 1 semana antes de usarlo. Agítalo antes de usar.

Extracto de limón casero

Extracto de limón casero

Extracto de limón: exactamente igual que el de naranja: con la piel de 2 limones, 1/4 de taza de agua y 1/4 de vodka y dejar reposar 1 semana.

Extracto de coco: puedes usar 4 cucharadas de coco rallado (del que venden ya rallado) o 3 de coco rallado casero por cada 1/2 taza de vodka. Necesita reposar 1 semana antes de usar.

Extracto de lavanda: mete en un bote o botellín 1 cucharada de flores de lavanda con 1/2 taza de vodka y déjalo 1 semana antes de usarlo.

Extracto de menta: frota entre las manos 1/2 taza de menta fresca (lavada), para que expulse más aromas, y guárdala con 1/2 taza de vodka y 1/4 de agua. Déjalo reposar 6 semanas, agitándolo una vez a la semana, antes de usarlo.

Extracto de stevia: utiliza al menos 1/2 taza de hojas de stevia y 1/2 de vodka o ron blanco (lo justo para cubrirlas por completo). Déjalo reposar 3-4 días. Cuela el líquido con un colador, añádele 1/4 de taza de agua y cuécelo a fuego lento 15-25 minutos (depende de la cantidad que hagas, si es con 1/2 taza de stevia, entre 15 y 20 minutos), sin que llegue nunca a hervir (si hierve no te quedará dulce). Déjalo enfriar y guárdalo bien cerrado para usar cuando quieras.

También puedes probar a hacer tus propios extractos de clavo de olor, anís estrellado, pistachos, nueces, chufas, cacao…