share

Verduras y hortalizas de temporada en agosto y septiembre (parte II)

by
Verduras de temporada agosto-septiembre

Seguimos con el anterior post en el que enumerábamos las verduras y hortalizas de temporada en agosto y septiembre:

Hinojo

Es un bulbo que tiene un sabor muy particular, dulce y anisado. Por eso sus tallos, hojas y semillas se usan mucho para aromatizar sopas, cremas, guisos y encurtidos. Además, estas hojas se pueden aprovechar para hacer zumos y batidos, como este zumo verde de hinojo.

También quedan muy bien su bulbo simplemente al horno o también en ensaladas, como podemos ver en esta receta de ensalada de pera, manzana e hinojo.

Además de tener un sabor único, está cargado de nutrientes: potasio, fósforo, calcio, vitamina C, además de altas dosis de fibra.

Lechuga

Es la hortaliza estrella de las ensaladas y básica para dar un toque crujiente a los sándwiches. Hay muchas variedades, aunque las más comunes son la romana (también conocida como oreja de burro), la trocadero, la iceberg, la rizada, la batavia y la de hoja de roble.

Los distintos tipos de lechuga se distinguen por su forma y por el color y textura de sus hojas. La romana es de un verde muy intenso, con hojas grandes y lisas, y es una de las más asequibles y fáciles de encontrar. Además, es la que más nutrientes contiene, mientras que la iceberg, también muy común, se sitúa en el otro extremo nutricional. La trocadero presenta unas hojas apretadas de color verde, con una textura suave. La rizada puede ser verde o color burdeos, con unas hojas muy rizadas perfectas para decorar nuestros platos. La batavia tiene un sabor fuerte y un poco ácido, por lo que está bien combinarla con otras hortalizas. Sus hojas son de un verde intenso con ribetes rojizos. La hoja de roble es muy reconocida por su color verde amarronado, con hojas finas, crujientes y delicadas, de sabor suave. Los cogollos de lechuga dan más juego, pudiendo rellenarse o servirse templados, como esta receta de cogollos rellenos de revuelto de tofu.

En agosto y septiembre están de plena temporada, una época del año en la que apetece mucho una hortaliza tan refrescante y barata. Es recomendable guardarlas en la nevera envueltas en papel para que absorba la humedad que sueltan, así durarán más. Antes de consumirlas le sentarán bien unos minutos en agua, para que queden más crujiente y con más cuerpo.

Muy rica en agua y fibra, la lechuga en general tiene vitaminas A, del grupo B, C y E, magnesio, potasio, sodio y hierro. Es muy saciante y tiene un importante efecto diurético.

Lombarda

También conocida como col lombarda, repollo, col o berza morada, está deliciosa al natural o cocinada. Es una col típica de los meses invernales, pero se puede encontrar a partir de septiembre.

Casa muy bien con sabores dulces como las pasas y la manzana. También es muy común hacerla de forma sencilla rehogada con ajo y pimentón, o siguiendo una receta más elaborada como es el quiche de lombarda. Pero su peculiar textura en crudo y el color tan vivo de sus hojas anima cualquier plato frío, como la ensalada, sea como un ingrediente más o como alternativa a la lechuga o escarola.

Es un 95% agua, y contiene mucho potasio, calcio y vitamina C.

Nabo

En septiembre comienza la temporada de esta hortaliza, que se alarga hasta el final del invierno. Fue de gran importancia en la alimentación hasta la llegada de la patata. Se consume la raíz pero también sus hojas, aunque con menos frecuencia.

Tiene formas variadas, desde la más redondeada hasta la cilíndrica, con una carne amarillenta de sabor bastante parecido al repollo y algo dulce. Se venden a veces en manojos, y su color exterior varía desde el blanco hasta el violeta según su clase. Los más sabrosos son los de menor tamaño, pero siempre debemos elegir los de piel lisa y firme.

El nabo se consume sobre todo en caldos, sopas, cremas, y guisos, acompañando a otras hortalizas y verduras. Si queremos ir más allá podemos disfrutarlos en forma de cintas, con champiñones en salsa crema.

Aporta a nuestra dieta potasio, fósforo, magnesio vitamina C y yodo.

Patata

Este tubérculo es una solanácea, como el tomate y el pepino, y resulta ser uno de los cultivos más extendidos en todo el mundo. Es imprescindible en nuestra gastronomía, como ingrediente básico de uno de los platos más tradicionales: la tortilla de patata.

La forma más saludable de consumirla es al vapor con piel. Asada también es una buena opción para reducir al mínimo la grasa. Es muy común tomarla en forma de puré de patatas o fritas como guarnición, pero al ser tan versátil podemos incluirlas en miles de recetas, como ingrediente principal o como acompañamiento.

Encaja muy bien en ensalada, es un plato typical spanish como pocos, tanto en la versión bravas como con all i oli, y podemos hacerla como tarta salada, al horno con bechamel, en curry

La patata es más nutritiva de lo que pensamos: tiene una cantidad importante de vitamina C, además del grupo B, mucho potasio y también fósforo y magnesio.

► Cocinando patatas.

Pepino

Pocas hortalizas son tan refrescantes como el pepino. Muy apetecible en las ensaladas más sencillas de lechuga y tomate, también está delicioso frío, en rodajas y aliñado con aceite y sal. Es una buena opción para aderezar sándwiches y bocadillos, al darle un toque fresco y crujiente. También se consumo mucho encurtido, solo o junto a aceitunas y cebollitas.

Para elegir los pepinos más frescos tenemos que optar por los de piel firme y de color verde oscuro, evitando las manchas amarillentas. Hay muchas variedades, aunque la más común en España es la europea, que es un pepino corto. También podemos encontrar el japonés, alargado, o el kirby, de origen inglés y muy usado para hacer pepinillos en vinagre. Si queréis ideas para disfrutar del pepino de otras formas, echad un vistazo a estas 5 innovadoras recetas con pepino.

Nutricionalmente hablando, es muy rico en agua y fibra. Contiene dosis importantes de vitamina del grupo B y C. Además, aporta ácido fólico, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio y zinc.

Pimiento

Estamos en plena temporada de pimiento (entre agosto y noviembre). Para elegirlos hay que prestar atención a su firmeza. La piel debe ser brillante, dura, lisa y sin golpes ni arrugas. Si la tienen fina o arrugada lo más problable es que no esté frescos.

Se pueden consumir crudos, cortados en tiras finas para la ensalada. Pero son muy comunes asados o fritos; en el segundo caso hay que esperar a que el aceite esté muy caliente para que absorban la menor cantidad posible. Es buena idea, después de escurrirlos, dejarlos sobre papel de cocina, para que queden menos grasientos. Los ejemplares más grandes y redondos se pueden rellenar y hacer al horno.

También se usan mucho en guisos, estofados y sopas como parte del sofrito y para enriquecer el sabor del plato.

El sabor y el color varía en función de la variedad. Podemos dividir el pimiento en variedades dulces y variedades picantes. Entre las dulces están el tipo California (cortos, de piel gruesa), Lamuyo (algo más largos y cuadrados que los anteriores) e italianos (alargados, finos y puntiagudos). Se pueden encontrar en estas variedades pimientos verdes, rojos o amarillos, que son algo más dulces. Por otra parte están los picantes, como la guindilla o chile, el tabasco o el piri-piri, que se consumen frescos, secos o molidos. En España podemos encontrar variedades autóctonas como el pimiento de Padrón, del piquillo o las ñoras, que se usan secas para condimentar platos y para elaborar el pimentón.

En la cocina tradicional española el pimiento está muy presente en pistos, escalivadas, salsas de tomate o simplemente asados (muy consumidos en conserva) o fritos. En la cocina árabe podemos encontrar recetas tan ricas como la muhammara, que es una crema de pimientos. Una forma original de comerlos es en forma de dip de pimiento asados.

¿Sabíais que el pimiento es la hortaliza con más contenido de vitamina C? Tambien tiene A y E, además de folatos, mucho potasio, magnesio, fósforo y calcio.

Puerro

De la familia del ajo, cebollla, cebolleta y cebollino, es una hortaliza de la que consumimos sobre todo el bulbo. El puerro de verano es tierno y de sabor suave y los mejores ejemplares tienen un tallo recto, firme y blanco, con unas hojas duras, planas y de un verde oscuro uniforme. Las hojas se suelen cortar y desechar, pero son muy útiles para dar sabor a caldos, sopas y cremas.

En cocina es un básico, como el ajo y la cebolla. Es aromático y muy útil para potenciar otros sabores, por lo que se usa mucho para condimentar todo tipo de platos cortado en juliana y echado por encima. También es protagonista de recetas tan clásicas como la vichyssoise, y de otras deliciosas como la lasaña de calabaza y crema de puerros.

El puerro es muy rico en agua y fibra, además de en potasio, folatos, calcio, fósforo, magnesio y hierro. También es una buena fuente de vitamina C y B6.

Remolacha

La llamativa remolacha es muy consumida en ensaladas, sopas, purés, zumos, batidos y hasta granizadosTomamos normalmente la raíz, que es muy dulce, pero las hojas también están muy ricas en ensaladas, salteadas o como relleno, como por ejemplo en el gözleme. También podemos incluirla en nuestra receta de hamburguesas. Por su color, que debe a las betalaínas, es muy útil para dar un toque original y vistoso a platos como el salmorejo. Queda muy bien en untables, como este paté de judías rojas, tomates secos y remolacha.

Es recomendable hervir la remolacha siempre con piel para evitar que pierda sus nutrientes, y luego ya pelarla y trocearla. Así conservará también su olor. También podemos encontrarla envasada, lista para comer. Para elegirla hay que prestar atención a los tallos y hojas, que deben tener aspecto fresco. La raíz debe ser firme y uniforme, sin manchas, y será más cómoda de cocinar si es de tamaño pequeño.

La remolacha es una muy buena fuente de fibra, de ácido fólico, folatos, vitamina C, potasio, magnesio, fósforo, vitaminas del grupo B, hierro y yodo. Además, las hojas tienen más hierro que las espinacas.

Repollo

Ya podemos catar los primeros en septiembre, aunque solemos considerar al repollo o col como una verdura invernal.

Se distingue de la lombarda en que tiene un color verde pálido, aunque podemos encontrarlo blanco. El repollo o col rizada, también conocida como kale, es muy consumido en forma de ensalada y batidos verdes.

El repollo también está muy rico en sopas, salteado o encurtido, y sus hojas se pueden rellenar. Como suele ser de gran tamaño, una buena idea es cocerlo y congelarlo en porciones. Es muy conocido el chucrut, que no es otra cosa que repollo fermentado en vinagre y especias. Además es muy saludable por su alto contenido en probióticos.

A la hora de elegirlos, cuanto más apretadas tengan las hojas, mejor. El aspecto exterior del repollo debe ser compacto, y las hojas exteriores no deben ser muy parecidas a las que podemos encontrar dentro. Si es así, es síntoma de que han arrancado las de peor aspecto y posiblemente la col no está muy fresca.

Es rico en vitaminas C y A, potasio, calcio, hierro, magnesio, cinc y fósforo.

La importancia de comprar local y de temporada

Siempre señalamos la importancia de hacer una compra responsable, que contemple criterios medioambientales, sociales y éticos. Al elegir hortalizas y verduras podemos tomar decisiones importantes en ese sentido: si son de proximidad y de temporada, mucho mejor. Así estaremos apoyando a productores locales, además de ahorrando emisiones de CO2 al evitar transporte de grandes distancias. Es decir, estaremos poniendo nuestro granito de arena para frenar el calentamiento global.

Aunque podemos comprar casi cualquier producto en cualquier mes del año, lo recomendable es consumirlos en su temporada natural. Ganaremos en sabor, calidad y también lo notaremos en el bolsillo.

María Domínguez Díaz

Consultora de marketing online. Colaboro con agencias de comunicación y ayudo a pymes a mejorar su presencia digital. Escribo sobre Social Media, copywriting, marketing digital y aledaños en mi blog. También formo parte del proyecto Día Mundial del Veganismo.

Categories:

Related Posts

Consultora de marketing online. Colaboro con agencias de comunicación y ayudo a pymes a mejorar su presencia digital. Escribo sobre Social Media, copywriting, marketing digital y aledaños en mi blog. También formo parte del proyecto Día Mundial del Veganismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gastronomía Vegana
Close Cookmode