share

Resucita tu lechuga por ósmosis

by

La lechuga suele estar fresca al llegar a casa, pero cuando la dejamos en la nevera con el tiempo se evapora el agua y se queda mustia y arrugada.

La presión dentro de las células cae y deja las hojas con ese aspecto y textura tan poco apetecibles. El remedio más sencillo y apetecible es sumergir las hojas en agua fresca normal y corriente. Así el agua entrará en las células de la hoja por un proceso llamado ósmosis.

En el vídeo verás una demostración. Tras 4 horas en agua fresca la hoja recupera gran parte de su textura, frescor y color. En los bordes quedará algo porque las células estaban dañadas hasta el punto de no poder repararse.

Este experimento tan simple ilustra la esencia del Premio Nobel de Química del 2003, que recibió el premio por descubrimientos acerca de los canales de las membranas celulares.

Categories:

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gastronomía Vegana
Close Cookmode